Ludovico Einaudi – Nightbook

Ludovico Einaudi - Nightbook

ARTISTA: Ludovico Einaudi
ÁLBUM: Nightbook
DURACIÓN: 66.00
AÑO: 2009
SELLO: Decca Records
PAÍS: Italia
ESTILO: Clásica contemporánea.
SUENA COMO: Michael Nyman. Wim Mertens.
WEB: Ludovico Einaudi Web
MYSPACE: Ludovico Einaudi MySpace.
LASTFM: Ludovico Einaudi LastFm.

SAMPLE:
[display_podcast]

TRACKLIST:
1.In Principio
2.Lady Labirynth
3.Nightbook
4.Indaco
5.The Snow Prelude N°1
6.Eros
7.The Crane Dance
8.The Snow Prelude N°2
9.The Tower
10.Rêverie
11.Bye Bye Mon Amour
12.The Planets
13.Nightbook (Solo Version – Hidden track)

SOBRE LA BANDA:
Hablar de Ludovico Einaudi es hablar de uno de los pianistas y compositores más relevantes de la música clásica contemporánea a nivel mundial en la actualidad. Con una sólida formación y un ecléctico currículum que abarca desde la danza a la participación en proyectos multimedia y la creación de bandas sonoras -por algunas de las cuales ha sido premiado-, sus composiciones minimalistas y unas melodías que le emparentan con el archiconocido Michael Nyman le han otorgado un merecido reconocimiento y una gran popularidad. Ha realizado conciertos a lo largo de todo el mundo.

ME GUSTA:
+ Que este disco presenta mayores dosis de dramatismo que su anterior Divenire, de talante más relajado y, si no optimista, al menos más luminoso. Deformación emocional la mía.
+ Lo etéreo y voluble de la música, su elegancia, la calidad acuosa de algunos momentos que me traen a la memoria a Debussy; el uso de los silencios, la variaciones de intensidad, los crescendos…todos esos detalles que no resultan habituales en otros estilos que frecuento con más asiduidad.
+ El poder de relajación que ejerce sobre mí. Su capacidad para dibujar en el aire la anatomía de la nocturnidad (sin alevosía). Su idoneidad para despedir el día y servir de tránsito hacia el mundo onírico.

ME DISGUSTA:
+ El que, a mis profanos oídos, quizá se asemeje melódicamente en exceso al trabajo de Nyman, lo que puede ser una virtud o un defecto en función de cómo sea juzgado. De cualquier modo, en global y para alguien que, aun siendo tan principiante como yo en estos territorios, haya escuchado al menos un par de trabajos suyos, la larga trayectoria del autor le ha llevado a desarrollar un estilo más que suficientemente personal.
+ Si no estás habituado o te cuesta degustar ciertas formas de hacer música, puede que el disco se te haga demasiado largo. Claro que, como en casi cualquier caso, hay un momento (o varios) adecuado para escuchar esta obra, y dudo de que en este caso ese momento se lleve bien con las prisas, los nervios o el ruido.
+ Haberme perdido el recital que ofreció en Madrid a causa, principalmente, del precio de la entrada. Ahora no hago más que arrepentirme de no haberlo visto y oído en directo.

MEJORES TEMAS:
1.In Principio.
Reúne dos elementos que me encantan: el uso del silencio como un componente más de la música y un carácter “acuático” que asemeja las notas a gotas que van cayendo, valga la redundancia, sobre la superficie sólida del silencio.
6.Eros.
Un continuo crescendo con acompañamiento de cuerda de gran carga dramática que, como todo el disco, forma parte de la banda sonora de una película que se desarrolla en la imaginación del oyente.
10.Réverie.
Me pueden la nostalgia y el sabor de agridulce y melancólico recuerdo de esta pieza. Una eterna despedida resumida a la perfección en casi cinco minutos.

ULTIMAS PALABRAS:
¡Que los músicos y los entendidos en clásica y contemporánea perdonen a este intruso por un día!. Cuando ví la posibilidad de escribir esta reseña, no pude evitar sucumbir al impulso de hacerlo y ahora, probablemente, recibiré los palos merecidos debido a mi ignorancia en cuanto a conocimientos técnicos, mi parquedad terminológica dentro de este ámbito y mi escasez de referencias estilísticas, reducida a mis ocasionales incursiones en el terreno de la música clásica, contemporánea y de vanguardia. Puedo mentar la percusión africana en “Lady Labyrinth” (¡qué bello nombre!) o las influencias del new age, pero en el fondo ambos no dejan de ser préstamos de otras plumas (o teclas) más versadas que la mía. No puedo sino intentar arreglar el desaguisado expresándome desde el punto de vista de lo puramente emotivo que, al final, es algo básico, lo más básico cuando de música y arte se habla. Y nada mejor que hacerlo de la mano de una frase del propio autor que no puede ser más descriptiva y apropiada: “No respeto reglas. Me guío por mi sensibilidad y por eso utilizo arreglos propios de la música popular”. Perdonadme mil veces y, después, recluíos en el silencio de la noche, pulsad el play, tumbaos en la cama, cerrad los ojos y soñad despiertos. Que lo disfrutéis.

VALORACIÓN GREY DAY ZINE:

¿CUAL ES TU VALORACIÓN?

3 Responses to “Ludovico Einaudi – Nightbook”

  1. A pesar que los “puristas” de la contemporanea recelan mucho de los Nyman, Pärt, Gorecki, etc…, yo no opino así, y me gusta de vez en cuando dejarme evadir por esta música. Creo que todo tiene su momento, y a veces no apetece la frialdad de integrales y series de los “teóricos” del género.
    Si te gusta el mundillo, aunque supongo que lo conocerás, echa un oído al español Francisco Guerrero. Fliparás.

  2. frialdad de integrales???bueno…

    no acabo de pillarle el gusto a Einaudi, ni de ver mucho su lado Debussy, más allá del uso del piano…pero es una buena escucha para esos momentos que dices sin duda :)

    y me quedo con Pärt de entre todos los menos radicales citados

    1. Hei! Yo soy un inculto dentro de estos majestuosos compositores, pero de los que citáis me quedo con el estonio Arvö Part. Ludovico el día que le preste atención, me quede frito :S no eran horas para escucharle, así que tendré que volver a intentarlo en mejores condiciones. Saludos! V

Leave a Reply